Las puertas automáticas proporcionan múltiples funciones. Reciben a los clientes en las instalaciones, manejan altos volúmenes de tráfico de peatones o, en casos domésticos, a las personas que entran y salen. Seguir estos breves pasos te ayudarán a asegurar el funcionamiento continuo de tu equipo de puerta automática.

Tomar medidas simples para mantener su puerta garantizará que con el tiempo su costo inicial no parezca nada en absoluto. Al cuidar tu puerta, durará mucho tiempo, y, con suerte, significa que no tendrás que reemplazar las refacciones de la puerta.

Es muy raro que una puerta automática se dañe repentinamente, a menos que se deba a un accidente o daño malintencionado, la mayoría de las veces hay señales de advertencia tempranas que muestran que la puerta debe repararse antes de que se descomponga por completo.

Revisa las puertas con regularidad en busca de signos de desgaste o daños y haz que un técnico solucione estos problemas antes de que un pequeño problema se convierta en grandes gastos para ti.

Elimina cualquier basura que se encuentre en los rieles de la guía inferior para que las puertas se deslicen con ligereza. Realiza controles de seguridad diarios en tu equipo. Considera dejar la puerta automática interior abierta, para reducir el número de ciclos de apertura a lo largo del año.

Si la puerta se abre lentamente, no la fuerces a trabajar más rápido. Al forzar el motor, eventualmente se romperá y tendrás peores problemas que una puerta que se abre lentamente. Si sientes que tus puertas se mueven demasiado lento, habla con un técnico, quien puede ajustar la configuración de velocidad. Te recomendamos llamar a Puertas Automáticas y Cortinas de Acero México.